Para el próximo fin de semana tengo a la vista un plan muy especial que me hace mucha ilusión. Me voy de escapada con mis amigas. Dos días para nosotras solas. Para poder hablar de todo, reírnos como hacemos siempre que estamos juntas y también recordar viejos tiempos. Bueno, no tan viejos. Solo un poco pasados.

“¿Y tu chico?”, me ha preguntado una compañera de trabajo cuando se lo he contado. “Pues mi chico también tiene sus planes; se va de ruta en moto con dos amigos”. Y mi compañera se ha echado las manos a la cabeza. “Parejas modernas…”, ha murmurado. ¿Modernas? ¿Qué tiene de moderno conservar las buenas amistades? No lo entiendo, creo que en esta vida hay que encontrar tiempo para las amigas y tiempo para la pareja.

Hace tiempo en otra ocasión similar alguien me dijo: “Haces bien, que luego se rompe la pareja y te has quedado sin amigas”. Puede ser una forma de verlo, pero no la mía. Yo no paso tiempo con mis amigas por miedo a estar sola un día en el futuro. Paso tiempo con ellas porque las quiero y disfruto de su compañía, porque son estupendas y puedo hablar con ellas de todo, porque compartimos buenos y malos momentos y me gustaría que siguiese siendo así por muchos años.

Como yo lo paso tan bien con mis amigas, me parece lo más normal que mi chico pase tiempo con sus amigos. Y, por supuesto, me encanta pasar tiempo juntos él y yo. Puede que llevemos una vida ajetreada pero creo que en ella hay tiempo para las amigas y tiempo para la pareja. Sólo es cuestión de realmente quererlo y buscar la ocasión.

Estas salidas de fin de semana con mis amigas han quedado reducidas a una vez al año. Trabajo de algunas, estudios y oposiciones de otras, los hijos quienes los tienen, cuidar de padres mayores que ya nos va tocando también y otras obligaciones, han hecho que sea así. Y por una parte es mejor porque lo cogemos con verdaderas ganas. Pero no pasa un mes sin que nos juntemos aunque solo sea una hora para tomar un café. Siempre encuentro un rato para poder hablar por teléfono con cualquiera de ellas y si me necesitan haré todos los esfuerzos habidos y por haber para estar a su lado. Si tengo que comprarme ropa me gusta ir con una amiga. De vez en cuando cae una cena juntas o quedamos varias parejas para algún plan.

Con mi chico disfruto de la vida casi cada día. También todas las vacaciones. Entre semana no solemos salir porque estamos muy atareados y cansados pero cada fin de semana nos gusta hacer algo especial a solas. No siempre tiene que ser salir por ahí, muchas veces lo pasamos tranquilos en casa; una cena con la televisión apagada y algunas cosas ricas o un baño perezoso juntos de domingo por la mañana son momentos únicos para disfrutar del tiempo en pareja. Nos encanta. Revitaliza el lazo que nos une y nos hace recordar lo que nos gusta y atrae del otro. Cosas que el día a día a veces no nos deja ver.

Así que me voy a preparar mi maleta de fin de semana. Y a desearle a mi chico que lo pase bien con sus amigos. A la vuelta, tendremos un reencuentro romántico y seguro que muchas anécdotas para contarnos de esos días.

¿Y tú? ¿Dedicas tiempo tanto a tu pareja como a tus amigas?