El verano es la época por excelencia para las bodas. Este verano he ido a dos, la de una amiga que se casaba en segundas nupcias y a otra de mi joven prima de 28 años. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, estas ceremonias siguen celebrándose, en un 78%, en el semestre de abril a octubre y, en especial, durante los meses de verano. ¡Parece que a los novios les gusta pasar calor!

Una pregunta recurrente en las bodas de hace un par de décadas era la de “¿y para cuándo los niños?”, ahora con el ritmo actual tanto laboral como social, las parejas y sus familias saben que el matrimonio es un paso más para la consolidación de la pareja, pero que los bebés llegarán más tarde. Los recién casados quieren disfrutar unos años de cierta tranquilidad en pareja, viajar, crecer profesionalmente…

Si “¿Y para cuándo los niños?” era una pregunta normalmente molesta, que podía resultar quisquillosa y cotilla, ahora con los años pienso que algo de razón tenían esas señoras. Para el buen entendimiento de ambos es importante que la pareja tenga claro cuál será su proyecto de familia y cómo será su planificación.

Aunque parezca obvio y natural, las parejas (casadas o no) tienen que hablar y elegir cuándo, cuántos y cada cuánto tiempo van a tener hijos, así como elegir los métodos anticonceptivos que consideren pertinentes para planificar su familia.

Estoy segura que ya los conocéis pero nunca está de más un recordatorio. Entre los métodos de barrera destacamos los preservativos, el diafragma y el capuchón cervical. Otro método es el DIU, un anticonceptivo reversible que es introducido en el útero por un ginecólogo y dura varios años. Interfiere en el recorrido del óvulo hacia el útero y hace que sus paredes no estén en condiciones para recibirlo.

Entre los métodos hormonales están el anillo vaginal, las píldoras, los parches, la inyección anticonceptiva o los espermicidas. Otros métodos anticonceptivos permanentes son la ligadura de trompas y la vasectomía.

Destaca como uno de los más efectivos el DIU (dispositivo intrauterino), que ha sido determinado por la OMS como la mejor opción para la regulación de la natalidad por su excelente relación efectividad, precio e inocuidad.

Recién casada o no… planifica y no busques sorpresas.
¿Cuál será el anticonceptivo mejor para cada caso? En los servicios de planificación familiar del centro de salud de tu ciudad o tu ginecólogo te lo explicarán.

Ana R.