Ayer salí a cenar con unas compañeras de trabajo para celebrar la futura boda de una de ellas. No fue una despedida de soltera, sólo una cena al salir de la oficina para darle nuestro regalo. Lo pasamos bien. Somos un grupo de diferentes edades y la futura novia, Carola, es la más joven de todas.

La verdad es que nos pusimos un poco en plan madres o expertas con ella con consejos de cómo disfrutar de un largo y feliz matrimonio. Unas por experiencia positiva y otras comentando lo que creen supuso el deterioro de sus relaciones. Si a una conclusión llegamos en común es que uno de los puntos claves para una buena relación de pareja es una adecuada planificación familiar. No puedo estar más de acuerdo en ello.

Tener hijos no es una obligación de la pareja, es un deseo, y este deseo debe ser común y compartido en el tiempo.

El principio del matrimonio no suele ser el mejor momento para convertirse en padres. Aunque, en realidad, eso es cuestión de lo que cada pareja decida. Personalmente pienso que es un tiempo para adaptarse a la nueva vida en común. Todos tenemos manías, costumbres propias y formas de comportarnos en la intimidad. Y tienen que encajar con las de nuestra pareja. Además, deben hacerlo en un espacio que para muchos nuevos matrimonios es nuevo. O que era territorio exclusivo de uno de ellos.

Creo que en estos primeros tiempos de casados lo ideal es posponer la maternidad. O la paternidad, que todo depende de dos. Pero esto es solamente mi opinión.

Sea como sea, cada pareja, se acabe de conocer o lleven años de relación, debe decidir libremente y en común en qué momento desean o no ser padres. Ahora, más tarde, nunca… Sólo de ellos debería depender y no del azar o de si apareció un día un espermatozoide veloz que alcanzó, por casualidad, un óvulo fértil.

Pero la planificación familiar no es sólo decidir cuándo quieres o no buscar un embarazo. En el caso de querer evitarlo, también es clave para la relación de pareja decidir qué método utilizar para ello. ¿Será algo que quede en manos del hombre, de la mujer o de ambos?

En una relación incipiente quizá lo mejor es el uso de preservativos. O de estos en combinación con píldoras anticonceptivas o diafragmas. Porque de este modo además de prevenir el embarazo se previenen las ETS.

Pero para una pareja monógama y asentada hay que reconocer que los preservativos no son la solución más cómoda ni más apetecible. Otras como el uso del DIU evitan estar siempre pendientes de la anticoncepción y permiten la espontaneidad de las relaciones sexuales. Aunque, como digo, eso es cuestión únicamente de la pareja.

A nivel personal, creo firmemente que en una pareja el aspecto de la planificación debe quedar claro desde el principio. Esto dará un punto común íntimo más a la pareja. Al mismo tiempo, evitará reproches sobre quién debía o no encargarse de la anticoncepción. Y evitará situaciones incómodas, como tener que evitar una relación sexual por no disponer en ese momento de protección o, por el contrario, mantenerla y correr el riesgo de un embarazo no deseado.

Y tú, ¿qué opinas al respecto? ¿Crees que la planificación familiar es un punto clave en la relación de pareja? ¿Cómo lo afrontas?