Hablábamos el otro día con las blogueras de Mujer Mímate sobre los distintos métodos anticonceptivos, a raíz del artículo que escribió Ana “Sexo seguro”. En la actualidad, hay más de 15 tipos distintos de anticonceptivos, pero en cambio los más populares siguen siendo el preservativo y la píldora.

La mayoría de los anticonceptivos pensados para la mujer, van dirigidos a cualquiera de ellas, aunque cada mujer encontrará el que le resulte más cómodo y seguro según sus circunstancias.

En este sentido, para elegirlos es importante estar informada de cada uno de ellos y de sus características. Las mujeres, debemos acudir a la consulta del ginecólogo al menos una vez al año para comprobar que todo está bien y realizar una citología. Recordad que el/la ginecólogo/a te dará información sobre los cambios propios de la edad, los anticonceptivos, las enfermedades de transmisión sexual (ETS)… y, naturalmente, si tienes antecedentes familiares sobre alguna enfermedad o patología, es muy importante acudir regularmente e informar al médico.

El método más popular, la píldora, está compuesta por dos hormonas que inhiben la ovulación y favorecen que los sangrados menstruales sean regulares. Sin embargo, el uso de estas hormonas está contraindicado en mujeres con hipertensión, obesidad o mujeres fumadoras mayores de 35 años. Se trata de un método seguro, aunque la inconstancia es uno de los principales motivos de fallo, ya que la píldora supone una implicación diaria por parte de la usuaria.

Uno de los métodos que más ha evolucionado en los últimos años es el DIU de cobre, altamente eficaz y libre de hormonas. Con una eficacia del 97 al 99%, es un método usado por más de 100 millones de mujeres en todo el mundo, no sólo por su alta eficacia sino también por sus escasos e incluso nulos efectos secundarios. Además, el DIU, contra lo que dicen algunas leyendas, lo puede usar la mujer en cualquiera edad, haya o no haya tenido hijos.

Diafragma, preservativo femenino, parche, anillo, implante, ligadura… ¡Resuelve todas tus dudas con tu ginecólog@!

Ana R.