La anticoncepción (Métodos anticonceptivos) dentro de una pareja estable es algo que atañe a ambos miembros de la misma. Pero también es cierto que cuando la pareja es estable se puede recurrir a algunos métodos que no son adecuados para personas con distintas parejas sexuales. Vamos, que la estabilidad y la monogamia permiten utilizar determinados métodos muy seguros que, además, permiten una mayor sensibilidad durante el coito.

En teoría, una pareja estable y monógama no tiene que preocuparse del contagio de una ETS. Esto es, para muchas parejas, el argumento perfecto para liberarse del uso de preservativos y optar por otros métodos anticonceptivos más adecuados para su situación.

Uno de los más interesantes es el DIU o Dispositivo Intrauterino. Es el anticonceptivo ideal para parejas estables porque permite evitar el embarazo sin tener que estar pendiente de él cada vez que se mantengan relaciones sexuales. Y, según mi experiencia y las conclusiones extraídas de muchas conversaciones con compañeras y amigas, el DIU tiene una serie de ventajas que no se valoran debidamente hasta que se utiliza.

El DIU debe ponerlo el ginecólogo en el útero de la mujer. Y es él quien lo retirará una vez termine su vida útil o decidas dejar de llevarlo por el motivo que sea (quieres quedarte embarazada, ya no menstrúas…). Pero hacerlo es algo casi rutinario y que se hace de forma rápida y sencilla. Una vez insertado el DIU en el útero, puedes utilizarlo con efectividad durante años como método de prevención del embarazo. No tienes que acordarte de tomar nada, ni de ponerte nada, ni de tras el coito hacer nada relacionado con él. Es económico, sencillo y no causa problemas. Perfecto.

El anillo vaginal es otra opción interesante para parejas estables. Aunque requiere de mayor atención, puede ubicarlo la propia mujer dentro de su vagina pero debe cambiarse cada tres semanas. Al tratarse de un método hormonal puede que algunas personas no puedan utilizarlo.

La píldora es otro método hormonal anticonceptivo interesante para parejas estables. El ginecólogo debe recetar la píldora a la mujer y ésta utilizarla a diario de la manera indicada en el envase. Es un método muy común.

Un parche hormonal también es un método adecuado para estos casos. Como el anillo, se utiliza durante 3 semanas seguidas. Pero en este caso no se introduce en la vagina, sino que se adhiere a la piel. Para algunas personas hace que sea más cómodo, pero algunas mujeres no se sienten cómodas porque es visible. Aunque siempre puedes adherirlo a la nalga, por ejemplo, para que no pueda verlo cualquiera.

¿Conoces los implantes subcutáneos de hormonas? En este caso también es el ginecólogo el que debe implantarlo. Pero no en la vagina, sino bajo la piel. Es muy pequeño, del tamaño aproximado de una cerilla, y no es visible. En este caso el implante va liberando hormonas lentamente a lo largo del tiempo. Puedes tenerlo implantado entre 3 y 5 años sin tener que preocuparte por él. Si eres madre y estás en la fase de lactancia materna, tendrás que esperar para usarlo.

Al margen de estos anticonceptivos hormonales, el diafragma es otra buena opción como anticonceptivo para parejas estables y monógamas, aunque requiere que la mujer se lo ponga antes del coito y el uso de algún gel o crema espermicida, que no son fáciles de encontrar. Hay que extraerlo unas horas después (al menos tras 6 horas y antes de 24) y lavarlo cuidadosamente para usos futuros.

Entre mi grupo íntimo de amigas y compañeras con las que puedo hablar de estos temas sin pudor, el preferido es el DIU. En buena medida porque no tienes que ocuparte de él durante años. Pero el hecho de que no sea hormonal suma puntos extra a su favor.

Y tú, ¿qué método anticonceptivo prefieres en el contexto de una pareja estable y monógama?