Se acerca San Valentín, uno de los días que generan más sentimientos contradictorios del año. Te encante o lo aborrezcas, estés sola o acompañada, es un momento magnífico para recordar las mejores comedias románticas clásicas y visionar alguna de ellas. Sea sola en tu sofá con una mantita y un chocolate calentito, en pareja acurrucaditos o con amigas con las que compartir plan.

Para mí es un plan que no puede faltar cada año por estas fechas, esté en la situación amorosa o de desamor en la que esté. Estas son algunas de mis comedias románticas clásicas favoritas. Si no las conoces aún, anímate a hacerlo. Seguro que no te defraudarán.

* Historias de Filadelfia.

Un clásico del año 1944, ¡se dice pronto! Protagonizada por Katharine Hepburn, Cary Grant y James Stewart, ella hace el papel de una joven de la alta sociedad a punto de casarse por segunda vez y cuya vida se revoluciona ante la llegada de su ex marido.

* Pretty Woman.

Creo que a estas alturas ya podemos denominarla comedia romántica clásica, pues tiene nada menos que 28 años a sus espaldas y sigue triunfando cada vez que la reponen en televisión. La historia de una joven prostituta y el adinerado empresario que se enamoran y está llena de equívocos y situaciones a camino entre la risa y la lágrima es perfecta para una noche de San Valentín.

* La fiera de mi niña.

De nuevo Katherine Hepburn y Cary Grant. ¡Y equívocos, situaciones disparatadas, actuaciones magníficas, muchas risas y algo de ternura! Una comedia romántica de 1938 que por momentos te hará llorar de risa.

* Cuatro bodas y un funeral.

Otro de los clásicos modernos de la comedia romántica. Enamorarse y descacharrarse de risa al mismo tiempo es posible con esta película protagonizada por Hugh Grant y Andy McDowell. Claro que también hay lugar para la ternura, las lágrimas y la media sonrisa. Imprescindible para amantes del humor inglés.

* Con faldas y a lo loco.

Esta divertidísima comedia romántica clásica no es sólo del gusto de los cinéfilos. No importa si no has visto nunca una película en blanco y negro o si todo lo anterior al S. XXI te suena tan antiguo como si fuera medieval. ¡Anímate a verla! Las risas están aseguradas. Y también los suspiros. Protagonizada por Marilyn Monroe, Jack Lemon y Tony Curtis esta película de 1959 es pura alegría de vivir en forma de film. La divertidísima escena final es uno de los grandes momentos de la historia del cine.

* Desayuno con diamantes.

Una divertida comedia clásica llena de escenas que han pasado a la historia, como la icónica imagen de su protagonista, Audrey Hepburn, con vestido de noche negro y gafas de sol desayunando frente al escaparate de la ya mítica joyería. O su escena en la ventana tocando la guitarra. Imprescindible.

* 10 razones para odiarte.

Como parte de otro siglo la película más moderna de esta lista, una comedia de instituto para románticas de cualquier edad que triunfó en 1999 y que sigue generando risas y suspiros desde entonces. Si aún no la conoces no te dejes influenciar por las apariencias y atrévete a disfrutarla. Tengas la edad que tengas.

* Vacaciones en Roma.

Otra de las comedias románticas que protagonizó con gran éxito Audrey Hepburn, en esta al lado de Gregory Peck. Una historia con mucho glamour y encanto, perfecta para ser disfrutada en San Valentín. Una princesa de incógnito, un periodista caradura, una ciudad en la que enamorarse… ¡Me encanta!

Te animo a que este año sea por San Valentín o en los días siguientes veas alguna de estas películas u organices un maratón para disfrutarlas todas una a una. Y tú, ¿qué comedias románticas clásicas nos recomiendas?