Hoy, 8 de marzo, se celebra en el mundo el Día Internacional de la Mujer, una fecha que conmemora la lucha de la mujer por obtener la igualdad con el hombre en todos los aspectos: laborales, económicos y sociales.

La primera celebración del Día Internacional de la Mujer tuvo lugar en 1911, hace más de un siglo… y aún quedan muchas cosas por hacer. En la Nueva York de 1908 un grupo de mujeres reclamaron la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas y un tiempo para poder dar de mamar a sus hijos… En la actualidad, hay muchas mujeres en el mundo que viven una situación similar a la de esas obreras americanas.

Este año el lema del Día Internacional de la Mujer es “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”; un reto que no será fácil. Es necesario una igualdad de sueldos ante el mismo trabajo, reconocer las tareas que realizan las amas de casa o el cuidado de miembros vulnerables de la familia, situar a la mujer en posiciones de liderazgo y poder y fomentar su emprendimiento.

Y es que hay un montón de mujeres formadas, preparadas y en cargos directivos que se esfuerzan y tienen grandes resultados dirigiendo a su equipo, pero nuestro principal hándicap es poder conciliar la vida laboral con la familiar. A pesar de la implicación de muchos hombres, las mujeres coordinamos las tareas domésticas y escolares, el cuidado de los hijos y también de nuestros padres o familiares en situaciones dependientes. No es malo realizar todas estas tareas ya que muchas mujeres la realizan sin problemas aunque muchas veces con ayuda debido a su situación económica, pero para las que tenemos que trabajar dentro y fuera de casa, es necesario que se invierta más en ayudas sociales y familiares que favorezcan la conciliación entre mujeres y empresas.

¿Sabías que el 31,4% de las empresas del Ibex tiene un 10% o menos de talento femenino en sus consejos de administración? Además, España es el segundo país de la Unión Europea con mayor índice de paro de mujeres (con un 26,7% de paro, casi triplica la media europea de desempleo de mujeres) mientras que la brecha salarial se sitúa en el 23% los mismos niveles de 2002. Asimismo, a pesar de sus esfuerzos en formarse, las mujeres españolas todavía tienen difícil el acceso al mercado laboral y ocupan el puesto 23 de la UE en empleo.

En cambio, la presencia de las mujeres en el Ejército Español actualmente es de un 12,4% y la tasa de ocupación de las mujeres con estudios superiores ha aumentado un 7,1% entre 2010 y 2014.

Con estas cifras en el siglo XXI, aún tiene fuerza la cita de la filósofa inglesa, escritora de literatura infantil y activista, Mary Wollstonecraft (1759-1797): “No deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres sino sobre ellas mismas”. Sólo pedimos eso.

Ana R.