Los hoteles temáticos van ganando presencia tanto en España como en el resto del mundo, ya se trate de hoteles familiares, orientados al público infantil o para adultos. La oferta en alojamientos temáticos es amplia y se puede encontrar tanto en forma de grandes hoteles como de pequeños alojamientos.

¿Alguna vez te has planteado elegir uno de estos hoteles para tus vacaciones? Como usuaria me encantan. Te cuento por qué son una buena idea.

La experiencia de alojarte en un hotel temático no se parece a ninguna otra, especialmente en aquellos que de verdad ofertan un tema recurrente en toda su oferta y no sólo a nivel decorativo. Porque sus actividades, el mobiliario y la ambientación son únicos y diferentes. Y eso hace que también lo sean tus vacaciones.

¿Sabías que en Teruel hay un hotel spa dedicado a los dinosaurios que incluye un spa infantil lúdico ambientado en el jurásico y con cine gratis para los peques? ¿Y que en Alicante hay un hotel juguete con habitaciones temáticas de los juguetes más populares, está rodeado de parques infantiles y el alojamiento incluye visitar una fábrica juguetera?

Este tipo de establecimiento son por sí mismos un centro de diversión día y noche. Y como puedes imaginar la experiencia en nada se parece a alojarte en un hotel convencional.

Pero no sólo en el caso de los hoteles temáticos familiares sino también en los orientados principalmente al usuario adulto. Por ejemplo, en Ibiza hay un famoso hotel con habitaciones a pie de pista de una de las discotecas más famosas de la isla. Y existe un hotel botánico en Tenerife con más de 25.000 metros cuadrados de jardines.

Si te alojas en un hotel temático para conocer y disfrutar en una determinada ciudad o zona, al regresar al mismo encontrarás un tipo de ambientación especial que te proporcionará una experiencia de la ciudad diferente. Además, si lo que te apetece es permanecer en el mismo lugar uno o varios días con sus correspondientes noches o tienes la mala suerte de que el tiempo no acompañe para divertirte en el exterior, por supuesto, sus instalaciones y actividades propias permitirán que disfrutes de tus días vacacionales en torno a la temática elegida por el alojamiento.

Este tipo de establecimientos son ideales para conocer a otras personas con gustos afines a los tuyos. Si viajas sola, con amigas o en pareja y te apetece socializar, alojarte en un hotel temático facilita que conozcas a otras personas también interesadas en el eje central de la ambientación del lugar. Así la charla y las actividades comunes serán muy probablemente más amenas y encontrar puntos en común más sencillo.

La oferta de alojamientos temáticos en todo el mundo es creciente para diferentes tipos de público. Por ejemplo, en Almadén hay un hotel en una antigua Plaza de toros del S.XVIII que forma parte de un conjunto histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2012. Y en Estepona un hotel safari diseñado como si se tratara de una reserva africana, con vegetación tropical y dentro de un parque de aventura.

Sin salir de la península encontrarás gran variedad de hoteles temáticos que puedes ir recorriendo para disfrutar de momentos, experiencias y actividades originales sin necesidad de planificar visitas exteriores si no te apetece o no tienes tiempo para ello. ¿Sabías que en la provincia de Bizkaia puedes alojarte en carros zíngaros instalados en el monte o si lo prefieres en coquetas cabañas ubicadas en lo alto de los árboles? ¿Y que un conocido circo familiar ofrece ahora al público alojarse en carromatos circenses y asistir a sus ensayos y funciones como VIP?

Si te resulta interesante y apetecible, para tus próximas vacaciones o escapadas solo tienes que explorar la oferta en hoteles temáticos y elegir el que más te guste o despierte tu intriga.